Brenda Pérez
CFS Eixample

¿Cuando decides ser árbitra?

En Sant Esteve Sesrovires, en mi pueblo, siempre hacen un torneo en verano, y a mí siempre me tocaba ser a la mesa controlando el tiempo. Me gustaba mucho serlo, así que me apunté al curso y empecé como mesa federada, arbitrando al Consejo Deportivo. Fue la pasada temporada cuando hice el cambio a árbitra federada.

¿Qué es ser árbitra?

Ahora mismo, mi profesión y mi hobby. Ser árbitra es ser una parte más del juego y una deportista más que tiene la responsabilidad de saber gestionar y dirigir un partido.

¿Recomiendas ser árbitra?

Sí. A mí me gusta. Empecé con un poco de miedo, porque voces los insultos a la tele, pero después le he cogido el gusto. Empiezas con niños, que son muy honestos y muy agradecidos, y los puedes ayudar. Un partido bien silbado hace que el juego sea bonito.

¿Hay alguna diferencia a la hora de silbar masculinos y femeninos?

En categorías bajas no. Cuando empiezas a silbar juveniles y seniors, la intensidad cambia. Con los chicos de 18 años, hacen 50 contras en un minuto, y son más intensos. Por norma general, aunque hay excepciones, el partido femenino es más tranquilo, más de rodar pelota que de correr.
Los árbitros, en pocos según, tenéis que tomar decisiones en jugadas a menudo muy complejas.

¿Cómo aguantas esta presión?

Al principio dudaba mucho, pero acabas aceptando que siempre serás la mala, que silbes lo que silbes habrá alguien que estará a favor, y alguien que estará en contra. Aceptas que tendrás quejas. [...]