LEILA OUAHABI

“Si el Johan Cruyff se queda súper pequeño, quizás nos pueden abrir el Camp Nou”


Nacida el 22 de marzo del 1993 en Mataró, su infancia la pasó bien cerca, en Vilassar de Mar, donde pronto empezó a jugar a fútbol. Primero con su hermano, luego en el patio del colegio y posteriormente en equipos ya federados tanto de fútbol sala como de fútbol 11. Ser la única chica del equipo, como le pasó en diversas temporadas en los clubs de su pueblo, no fue ningún problema para Leila, quien siempre tuvo “muy buen rollo” con sus compañeros.
Su talento se empezó a notar pronto, como recuerda la propia futbolista, que asegura que desde pequeña ya destacaba mucho en sus equipos. Lo que no quedó dibujado desde el principio fue su posición. A lo largo de los años fue probando como delantera, extremo, interior, central y libre. “Ahora he perdido calidad y por eso cada vez me ponen más atrás”, dice entre risas, a pesar de ser la lateral izquierda titular de Lluís Cortés (Barça) y Jorge Vilda (Selección Española).
Leila menciona a Vicky Losada y a Dani Alves como sus referentes. De la primera quedó prendada cuando llegó a las inferiores del Barça: “Vicky me parecía una jugadora con muchísima calidad”. Y del brasileño le atrae la filosofía con la que entiende la posición que comparten: “Soy una lateral ofensiva, porqué me aburro atrás, como Alves”. Y si tiene que destacar a un entrenador que le haya marcado, ni lo duda: Cristian Toro. Del actual míster del Sevilla, con quien coincidió en Valencia, recalca que “transmite su filosofía de juego de una manera muy sentida y eso te engancha”. La naturalidad con la que nos recibe en la Ciutat Esportiva Joan Gamper y con la que responde a todas nuestras preguntas una de las dos protagonistas de la portada de la Guía Marca de la temporada 2019-20 no parece acorde con la personalidad de la que se trata. Y eso la hace aún más auténtica.
 
La temporada pasada hicisteis historia al ser el primer equipo femenino español en disputar una final de la Champions. ¿Cómo viviste la final?
Yo no había jugado una final de Champions en mi vida y éstos son partidos en que los nervios los tienes más acelerados. Pero yo recuerdo que fue un partido muy competitivo y de una exigencia máxima. Sobre todo me quedo con el crecimiento que nos dio esa experiencia.

¿Crees que los nervios os jugaron una mala pasada?
No creo que fuese así. El Olympique de Lyon ha llegado a muchas finales de Champions, y para nosotras era la primera. Nuestra experiencia y madurez en partidos así no es la misma que la que pueden tener ellas.

A pesar de la derrota, ¿os quedó un sabor dulce por el hito histórico que conseguisteis?
Sí. Fue jodido, porqué obviamente cuando juegas una final quieres ganarla, pero ya con haber llegado a una final de Champions, fue confortable para el equipo.

¿Cuál es vuestro objetivo para esta temporada en cuanto a la Champions?
El objetivo principal del equipo es la liga, pero una vez que hemos llegado a la final, lo que quieres es volver a llegar. El objetivo que tenemos es llegar lo más lejos posible. Y repetir una final sería un buen objetivo a conseguir.

¿Os veis capaces de alzaros con el título?
No es el objetivo principal, pero cada vez estamos más cerca de estos equipos que son tan potentes. El año pasado logramos llegar a la final. Así que, ¿por qué no?
La liga es vuestro objetivo principal. ¿Estáis preparadas para romper la racha actual de cuatro subcampeonatos seguidos?
Nos hemos reforzado mucho, hay un equipo muy competitivo y cada vez se están haciendo mejor las cosas. Este año vamos a ir a por la liga y a intentar llevarnos todos los títulos posibles.

El primer partido de liga fue contra el Tacón. ¿Qué te parece la adquisición por parte del Real Madrid?
Creo que es algo positivo para el fútbol femenino, en cuanto a crecimiento y visibilidad. Creo que es beneficioso. Que haya un Real Madrid femenino, quieras o no, favorece la competición.

Acabáis de estrenar el Estadi Johan Cruyff. Pero, ¿qué tendría que pasar para que pudierais llenar el Camp Nou?
Llamar la atención. Que a la gente les guste nuestro juego y hacer una buena campaña. Que sean buenos horarios y sobre todo avisarlo con antelación. El Mini Estadi se ha llenado muchas veces con 10.000 espectadores; si llegamos a semifinales de Champions y el Johan (que tiene capacidad para 5.000 espectadores) se queda súper pequeño, ¿quién sabe?, quizás nos pueden abrir el Camp Nou.

El mundial ha sido otro de los hechos históricos del fútbol femenino español de este año en el que has participado. ¿Qué recuerdo te llevas de esta experiencia y del partido contra Estados Unidos, en el que perdisteis por la mínima y plantando cara a las campeonas del mundo?
Fue un mundial en el que nosotras nos sentimos bien. El equipo demostró cómo es el juego de España, dimos una buena imagen y creo que eso no se nos puede reprochar, porqué fuimos fieles a nuestro estilo. Nos tocó enfrentarnos contra Estados Unidos, e hicimos un partido muy serio y se compitió muy bien. Así que nos fuimos con la cabeza alta.
¿El estilo de juego de la selección está por delante de los resultados?
El objetivo es ganar, pero haciendo nuestro juego, que es el que nos caracteriza. Nosotras tenemos unas características y si no hacemos nuestro juego, quizás no conseguimos las victorias que hemos estado consiguiendo.

¿Cuál ha sido tu mejor momento con la selección?
La Copa Algarve (primer título oficial de la selección española absoluta, en el que Leila marcó un auténtico golazo en la final), o jugar contra Estados Unidos en el mundial, que para mí también fue algo muy especial.

¿Y con el Barça?
Cuando pasamos a semifinales de la Champions por primera vez en el Mini Estadi. Y la final de la Champions. La vuelta contra el Bayern de Múnich, en la despedida del Mini, también fue un momento guay.

Además del Barça, también jugaste en el Valencia. ¿Qué significó esa etapa para ti?
No tenía muchos minutos en el Barça, necesitaba tener minutos y explotar como jugadora, y decidí irme al Valencia. Fue una de las etapas más importantes, porqué fue cuando maduré y crecí como jugadora y como persona. Fue una nueva etapa para mi vida en la que me hice más profesional. Fue mi etapa de aprendizaje, madurez y de formarme.

¿Cuándo te fuiste, tenías en mente volver al Barça?
No, cuando te vas, no sabes qué va a pasar después. Pero sí que tenía en mente ser una de las mejores en mi posición. Yo luchaba para ello y para poder ir a la selección española. Todo salió bien y me llamó Jorge Vilda para ir a la selección y luego me volvió a llamar el Barça.

Imágenes: ©FCBarcelona