CFS Eixample
CF Singuerlín
Ana Ecube y Pol Molins, presidente desde el primer día, fueron los fundadores del club. Molins era el entrenador de Ecube en Sant Andreu. El equipo femenino, desgraciadamente, se deshizo en Enero y, después de hablar y pensar mucho, vieron que el fútbol femenino necesitaba una oportunidad. Es por eso que Ecube le dijo en Molins: “Si estás convencido que esto puede salir bien, soy tu mano derecha”.

Un camino de espinas

Los inicios fueron difíciles. No fue un camino de rosas, sino todo el contrario. La coordinadora explica que los problemas más importantes llegaron cuando buscaban un campo donde poder jugar: “En el primer campo que escogimos nos dijeron que no permitirían que ninguna niña jugara allí, que no nos darían ninguna hora libre, y que cortarían la calle y harían huelgas para impedir que un solo equipo nuestro, femenino, pudiera tomarle el lugar a un Infantil “F” o un Benjamín “D” masculino. El hecho que se negaran a apostar por el femenino fue muy duro para nosotros”.

BARCINO, “LO MEJOR QUE NOS PODÍA PASAR”

“El Barcino nos llamó y nos hizo una propuesta estupenda, unos horarios de lujo: tenemos lunes, miércoles y viernes tres horas seguidas para organizarnos cómo queramos con todos los equipos. En cuanto a la gestión de partidos, nos dan todas las facilidades del mundo. No tenemos ninguna queja y ojalá continuemos así durante mucho tiempo”. Así expone la coordinadora y directora deportiva del Sant Jordi la relación con la Peña Barcelonista Barcino. Ecube tiene que llevar a cabo su tarea de una manera muy estrecha con el coordinador del Barcino, a quien siempre le dice: “Si tu mujer se entera que hablamos tanto, te pedirá el divorcio”. La planificación de los partidos de los dos equipos fue complicada, puesto que algunos de los del Sant Jordi tenían una desventaja: [...]